Cuando me enamoré

Creo que así empezo todo…

Uno de los recuerdos claros y que causaron un impacto en mi vida que hasta hoy recuerdo es la avenida de los ceibos, mi emoción de pasar por aquella avenida no era tan solo el irme a la playa o visitar a mis tíos que vivian cerca, sino era el acostarme en el asiento de atrás del carro y sentir como las sombras de las hojas y ramas de esos majestuosos samanes caían sobre mi. Sentía la misma emoción al pasar por La avenida de las américas y el barrio del centenario que mantenían un mismo paisaje con Arboles grandes y frondosos. Para mi todo eso era mágico y me hacía completamente feliz. Quizás los momentos que más han marcado mi vida y que aun me llenan de nostalgia, están involucrados con los arboles y ese contacto con la naturaleza del que estuve bendecida de tenerlo desde muy pequeña..

En mis sueños y en mis planes sobre el futuro siempre imagine vivir en una ciudad llena de extensas áreas verde, una ciudad donde todos tuvieramos opción a un jardín y un árbol, pensé que la vida podía ser como en nuestros dibujos donde siempre que dibujábamos una casita había un árbol y un jardín.

Toda mi niñez y juventud fui deportista, empece a jugar tenis a los 5años. Y Desde que recuerdo mis primeros entrenamientos los hacía en samborondon cuando no existia nada, y era completamente verde. Recuerdo que la cancha donde jugába estaba rodeada por gigantes samanes, coloridas acacias flamboyant y un centenar de leucaenas, recuerdo claramente jugar con sus semillas y recolectar sus vainitas en los tarros de las pelotas de tenis que ya no utilizaba.
No se bien si fue en ese momento o en las visitas a la hacienda de mi abuelo o a su casa en la playa que yo me enamore de la tierra pero no tengo un solo recuerdo de todos esos momentos en los que no haya estado tirada en el piso sembrando, plantado, podando o recolectando alguna semilla de los jardines.

Fui creciendo y entre viajes y la vida en la que nos envolvemos pasaron algunos años y de repente pase por varias avenidas que tanto amaba pasar y un día ya no estaban mas, los Arboles con los que yo había crecido y había grabado en mi memoria como ICONOS de mi ciudad ya no estaban ahí.

La expansión de la ciudad habia decidido no incluirlos en su crecimiento, en su “planificación”.

CONTINUARA…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s